Y entonces Doctor… ¿Me voy a curar?

El título del post es una pregunta que escucho en múltiples ocasiones. A veces los pacientes lo cuestionan de forma automática sin detenerse en reflexionar en las posibles respuestas.

Desafortunadamente la medicina es una rama que en la actualidad está llena de incertidumbres y probabilidades, ya que el protagonista de la atención es un cuerpo humano siendo este reactivo de forma impredecible a los tratamientos o a las enfermedades. ¿Qué quiero decir? Los médicos contamos con estadísticas y estudios científicos que nos permiten tomar decisiones, pero todos los resultados son basados en probabilidades y experiencias previas, por lo que es imposible poder precisar a futuro una respuesta a un tratamiento o una enfermedad al 100 %. Lo único que podemos es tener una previsión o pronóstico con un porcentaje de fiabilidad variable según el problema sin importar la gravedad de la enfermedad.

Sólo tenemos que pensar en las múltiples circunstancias en que un médico pauta un antibiótico adecuado en una simple amigdalitis y las veces que el paciente no responde favorablemente al tratamiento lo que obliga a cambiarlo, no siendo suficiente este cambio, por lo que en ocasiones terminan hasta en el hospital o la común lumbalgia (“lumbago”) que no responde adecuadamente a un buen tratamiento antiinflamatorio cuando si debió remitir.

Una de las estrategias consideradas en las técnicas de entrevista clínica es que no se debe prometer o brindar expectativas de una seguridad total en el beneficio de un tratamiento, por lo que utilizar la frase empleada por algunos médicos de “ya verá como con toda seguridad se va a curar con lo que le estoy prescribiendo” no es algo muy prudente de enunciar. Es mejor explicar las posibles falta de respuesta a un medicamento y así el paciente se sitúa en una realidad más práctica y verdadera de lo que ocurre en la rutina de nuestra práctica médica.

En mi caso, la mayoría de ocasiones invierto gran parte del tiempo de la consulta explicando de una manera lo más entendible al paciente sobre su enfermedad y el tratamiento que le estoy recetando porque entiendo que un paciente informado es alguien que se adhiere mejor al tratamiento y puede tomar mejores decisiones al momento de encontrarse con algún efecto adverso de la medicación pautada o ante la aparición de una complicación de su patología.

En definitiva nunca (y esto lo tengo muy claro) siembro unas expectativas de curación con seguridad del 100% porque eso no existe como no existe nada seguro en esta vida.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s