La polimedicación: ¿Qué es eso?

polimedicacion1A medida que pasan los años en el campo de la salud van surgiendo una serie de medicamentos nuevos que prometen la mejoría notable de enfermedades crónicas o de otros padecimientos agudos. Pero debo admitir que aún en estos tiempos todavía la medicina milagrosa o mágica que cure todo de una vez por todas no existe y probablemente en este sector faltan varios años antes de alcanzar la curación plena de muchas afecciones (como lo sería el SIDA, cáncer, la diabetes y/o hipertensión, por mencionar algunos ejemplos).

Pero a mi parecer ¿qué está sucediendo en la actualidad? Me he dado cuenta que se ha ido generalizando la idea en la población general de que muchas enfermedades se resolverían con medicamentos, lo que conlleva a mucha gente saturar las consultas médicas ante la mínima molestia en busca de esa receta que le “calmaría” el problema. Ya no es raro ver como gente joven sin justificaciones contundentes usan 2 o 3 tipos de fármacos distintos al día.

Es fruto a lo mencionado que debo hablar del concepto de polimedicación, un fenómeno con lo que tenemos que enfretarnos todos los médicos diariamente. Polimedicación significa: uso excesivo de medicamentos de los clinicamente necesarios. Esto quiere decir que existen muchos pacientes que actualmente se preparan una especie de cóctel matutino de fármacos que probablemente no todos sean estrictamente necesarios y que hay que tener en cuenta que los medicamentes tienen efectos secundarios a corto y largo plazo.

¿Algunas causas del problema? Es indiscutible que la influencia de la industria farmacéutica juega un papel importante a la hora de actualizar a muchos médicos sobre las novedades de medicamentos nuevos que salen al mercado y hay que reconocer que frecuentemente surgen nuevos tratamientos para diferentes dolencias pero esto no quiere decir que todos funcionen. De hecho soy la clase de médico que me gusta esperar que pasen unos años antes de usar las novedades y esperar así que no haya surgido una advertencia de uso para luego usarle.

Pero otra causa es que hoy contamos con pacientes que a mi parecer son “más vulnerables” a los padecimientos. Hace años era muy común el uso de remedios caseros, o el enfermo que iba al médico cuando verdaremante el “dolor no se aguantaba”. En la actualidad se va arraigando que ante cualquier dolor hay que ir a su médico, y eso conlleva que aunque el paciente no tenga molestias notables se prescriba un antiinflamatorio combinado en muchas ocasiones con la famosa pastilla “protector de estómago” cuando tal vez no sea necesaria dicha prescripción. Y esto es parte de medicar sin mucha justificación.

Otro origen del problema es alguna decisión que tomamos los médicos de pautar un medicamento en una situación que probablemente no hace falta por actuar “en exceso” y no en falta. Esto puede ser por temor a no cubrir adecuadamente el tratamiento de una enfermedad. Un ejemplo común es recetar antibioticos cuando en realidad no es necesario.

Hay que tener en cuenta que esto de la polimedicacion puede conllevar a problemas serios sobre todo en pacientes de edades muy avanzandas que vivan solos o sin ayuda de alguien que puedan ayudarle a la administración de los medicamentos. Es frecuente que en la población envejeciente que usen muchos fármacos se les olvide tomar una pastilla, o peor aún se toman el mismo comprimido dos veces.

Lamentablemente el problema de la polimedicación es dificil de resolver y me temo que a lo largo de los próximos años probablemente se mantendrá la situación. Pero ¿qué posibles soluciones pueden existir?

De las probables soluciones tengo que empezar por una que sería la de desprescripción que es un proceso cuidadoso estandarizado encaminado a suspender algunos de los medicamentos que se han ido acumulando en el tratamiento del paciente. De hecho se podría empezar a retirar poco a poco, nunca varios medicamentos juntos. Aquí dejo un link de un taller de desprescripción (http://www.polimedicado.com/sefap-2013-taller-de-deprescripcion/).

También otra medida a tomar tiene que ver con establecer una buena relación médico-paciente y realizar así a la vez una denominada “consulta armónica” que no es más que debatir y mantener un diálogo fluido entre el enfermo y el galeno sobre los posibles efectos adversos, y beneficios que podría arratastrar un medicamento para así decidir en conjunto si en realidad vale la pena usar un fármaco determinado.

En fín sería prudente tomar medidas con esto de la polimedicación ya que algunos medicamentos que se prescriben tienen efectos secundarios que sobrepasan los beneficios y costos, por lo que creo que la medicina no debe tomar un rumbo hacia la sorbremedicacion ante cualquier padecimiento.

¿Y usted qué opina? Por favor comente más abajo, sería un placer recibir sus comentarios…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s