¿Qué tantos secretos guarda un médico?: El secreto profesional en medicina

confidencialUna situación en lo que no nos detenemos a pensar en ocasiones muchos médicos es en la gran cantidad de información que recibimos a diario cada vez que vemos a un paciente. No me refiero a conversaciones en donde sólo se relatan síntomas, sino a un sin número de confesiones (por llamarlo de alguna manera) que el enfermo nos transmite al momento de estar en una consulta.

Lo expuesto me resulta muy curioso, debido a que la mayoría de personas revelarían sus secretos o informaciones confidenciales a alguien con mucha familiaridad o amistad  (esto dura muchos años en construirse), o en algún confesionario con el cura de confianza. Sin embargo, son estas mismas personas que acuden al médico y desde el primer momento (sin haberle conocido) nos revelan una serie de información de alto valor personal obligándonos a cargar con el deber de ser confidente y guardar esa noticia como “cajas fuertes”.

Mientras era estudiante en la facultad no me imaginaba la cantidad de cosas que me iba a transmitir un paciente. Muchas de esas informaciones pueden tener peso legal y repercutir en la vida social, familiar y amorosa de esa persona, y el enfermo acude vaciando todo lo que sabe, depositando una confianza en el profesional desde el primer minuto de conocerle, y esto tenemos que respetarlo con mucha fidelidad.

Pero lo más trascendete de la situación es que a parte de todas las cosas que nos transmite el paciente, frecuentemente, hay que continuar con el siguiente paso y consiste en desnudarse fisicamente frente al médico. Es decir esta persona que apenas acaba de conocernos, y nos ha dicho cosas muy íntimas (que a veces nunca se lo ha comunicado a nadie más), pues también debe quitarse la ropa y enseñarnos “donde es el dolor” y permitirnos realizar una exploración física, situación que puede resultar más embarazosa si se trata de una mujer (la afectada) y habría que tomar en cuenta que tal vez ese médico sea la primera persona en verle sin ropa.

Para poner ejemplo francos de lo que me refiero en este artículo, los médicos (depediendo a la especialidad) podemos encontrarnos con indefinidas situaciones: desde la mujer que acude al ginecologo sin conocerlo, le comunica que acaba de serle infiel a su esposo con el hermano de este y que necesita que le haga una revisión en sus organos genitales porque nota un flujo y teme que se trate de una enfermedad transmisión sexual; o incluso encontrarnos con el paciente que acude al psiquiatra con un trastorno mental y le confiensa que en múltiples ocasiones ha pensado en matar seriamente a su vecino con un arma que está tratando de conseguir ¡Situaciones similares las he vivido!

La verdad es que estamos obligado a cumplir el deber de confidencialidad y guardarnos todas estos secretos como caja fuertes con claves inviolables y de hecho algunos países cuentan con leyes que tratan de imponer el cumplimiento de esta responsabilidad mediante la imposición de sanciones (que pueden ir desde multas hasta suspensión del ejercicio médico).

En fin, yo mismo me encuentro con personas de forma casual en la calle que han sido en algún momento mi paciente, y de este se muchas cosas privadas, que además por circunstancias para llegar a su enfermedad le he visto sin ropa, pero esa persona sólo sabe que soy médico ignorando mi vida personal, conllevando en definitiva a que mi profesión me obligue a poseer un grado importante de madurez y profesionalidad para que esa persona confie en mi.

¿Y usted qué opina? Sería un gran placer conocer su opinión.

Anuncios

5 Respuestas a “¿Qué tantos secretos guarda un médico?: El secreto profesional en medicina

  1. Es muy interesante el artículo, definitivamente estamos en el sagrado deber de guardar un sin fin de informaciones comprometedoras.Es lo que hace de esta profesión tan variopinta. Un saludo.

    • Muchas gracias por el comentario. La verdad es que tenemos que asumir bastante grado de responsabilidad cargando con una serie de informaciones confidenciales e incluso llenas de mucha carga emocional en ocasiones. Un saludo.

  2. Cuando uno esta frente al paciente, desde el momento que atraviesa la puerta del consultorio comienza a preocuparse por el diagnóstico más que por todo lo demás. Mi especialidad no es de las más complicadas (en cuanto al secreto médico), ya que soy médica Oftalmóloga, pero realmente a través de 40 años de ejercicio de la profesión nunca me ha resultado difícil mantener el secreto y muchas veces me ha servido como excusa, cuando he tenido parientes “preocupados” por saber de sus familiares, a sus espaldas. En ese caso me ayudo mucho el escudarme en el secreto médico. Un saludo

  3. dentro de todas las ramas de la medicina, el doctor, ya sea desde partero hasta cirujano especializado, debe de guardar el secreto profesional. sin lugar a dudas la confianza de los pacientes recae en el secreto profesional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s