¿Te duele algo?: ¡No te creas todo lo que dice la Web!

Todos podemos acceder al internet y obtener información de cualquier cosa que nos interese, lo que es una ventaja para muchos, pero para la búsqueda de temas de salud podría ser un arma de doble filo. En las próximas líneas explicaré a lo que me refiero.

Desde el punto de vista médico, el internet es una gran herramienta que en la actualidad sería dificil prescindir de ella. Cada día se publican un sin número de artículos de actualidad médica dirigida a profesionales que contribuyen a ponernos al día para atender mejor a los pacientes. La velocidad con que ocurren las informaciones superan la capacidad que tenemos como humanos de poder asimilar todo lo que nos encontramos.

Ahora bien, por otro lado tenemos a los pacientes. Ya no es raro encontrarnos con personas que acuden a la consulta haciéndonos preguntas sobre lo que han leído en internet acerca de una enfermedad, relacionándolo con sus síntomas. A veces nos encontramos con pacientes ansiosos por lo que han leído en la red.

Ejemplificaré lo siguiente:

Vamos a suponer que tienes un dolor abdominal. Lo primero que harías es entrar a google y pondrías “dolor abdominal” y te saldrán miles de sitios webs, desde foros sin mucha credibilidad hasta páginas de gran prestigio que incluso podrían ser de pago. El paciente no sabe discriminar muy bien cual sitio creer además que necesita un lugar que le hable en un lenguage franco.

El asunto es que has encontrado una web que te dice las causas de dolor abdominal y ahí descubres lo siguiente: aneurisma, cólico renal, apendicitis, diverticulitis, gastroenteretis, etc. De repente sigues leyendo y te encuentras con información sobre complicaciones de una apendicitis y te dice “peritonitis”, que es una infección a nivel abdominal consecuencia a este proceso y ya sin pensarlo mucho te encasillas en algunas de estas tragedias, sin relacionar muy bien que tu dolor abdominal no se debe tal vez a lo peor.

¿Qué has ganado con todo esto? No mucho la verdad, sino que has logrado ponerte ansioso, a darle vueltas a la situación y ya es difícil convercerte de lo contrario. Por eso es necesario mejor la opinión de un médico que ha estudiado para interpretar esas informaciones, ha visto muchos casos y debe tener un visión más objetiva e integral de los síntomas de un paciente.

¿Es absoluta mi negación a la búsqueda por internet las dudas sobre algunos síntomas o enfermedades? ¿Cuándo sería útil buscar alguna información de salud por la web? Pues no, como respuesta a la primera cuestión. Es provechoso una búsqueda de información cuando una persona tiene alguna enfermedad crónica (Diabetes Mellitus, Hipertensión Arterial, etc.) para conocer cuales serían las posibles complicaciones a largo plazo si no llevan un correcto tratamiento o no se cuidan. También es beneficioso en aquellos casos en que hay alguna epidemia de una enfermedad (Dengue, SIDA, etc), para enterarse de como evitar esos problemas.

En fin, hay que tener mucho cuidado con lo que se lee en la web, ya que hay hasta páginas que entran en el atrevimiento de recomendar medicamentos como tratamiento y esto puede ser peligroso por posibles reacciones adversas que puedan ocurrir.

¿Y tú que opinas? Puedes comentar más abajo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s