Un día como hoy: Tristeza y decepción

4436-944-550

Ya han pasado 11 años de aquella atrocidad que se llevó cientos de vida. Aquel día que provocó un despertar agitado de las personas en New York y este se contagió a nivel mundial.

Un día como hoy desató lágrimas sin control en centenares de familiares que perdieron a sus seres queridos en las torres gemelas. Hubo un luto en el planeta, el cielo se tornó gris y el polvo levantado en forma de hongo por el derrumbe cegó y desesperanzó momentáneamente a todos los que vivieron de cerca la experiencia.

Aún se recogen consecuencias a pesar de haber pasado años: se guarda la profunda tristeza de los familiares de las vidas perdidas en esas torres, esto nunca será olvidado.

Me imagino la desesperación que reinaba mientras esos aviones chocaban contra esos dos edificios, la incertidumbre gobernaría todo lo que estuviera contenido en esas oficinas. Y ver en las noticias como la impotencia de no poder hacer nada provocaba que muchos se lanzaban por la ventana desde gran altura con la ilusión de mejorar su situación  mediante la muerte: todo lo ocurrido fue muy fuerte y denso para todos los que estuvieron allí y vieron todas esas vidas perdiéndose, mientras se derrumbaban los dos rascacielos que representaban centros financieros muy importante, traduciendo lo que sería el gran golpe para el corazón de los EE.UU., el de los muertos y el de sus seres queridos.

Muchas opiniones (y cada quien tiene la suya) surgieron, echándole la culpa a países del oriente y otro grupo defendía lo ocurrido contra Estados Unidos. Yo soy de los que opina cuestionándome una cosa: ¿Qué importancia tiene darle la razón a un país o a otro? Es decir cada día se pierden vidas por guerras mantenidas entre potencias, por lucha de poderes y al final muchos ciudadanos que no son partícipes de estos combates mueren al recibir “bombazos” de modernas armas, así no quiero que me demuestren quien tiene la razón.

Es que no me importan las justificaciones que desencadenan una guerra porque al final no logro concebir hoy por hoy porque los países deben demostrarse poder a costa de armas, amenazas y muertes que al final las pagan todo el que va andando por la calle. ¿Qué culpa tienen esos niños muertos cada vez que cae una bomba de un avión de guerra? ¿Qué culpa tienen las personas que murieron en esas torres a mano del “avión-misil” enviado por Al Qaeda? No son responsables de esto, entonces al final son vidas irrecuperables, no se puede devolver el tiempo atrás y creo que la venganza no es el mejor medio para solucionarlo, porque eso no borra el dolor.

Yo sé que la historia de los países está llena de bastante complejidad y que lo ocurrido actualmente es culpa en muchas ocasiones de la trayectoria histórica que ha tenido una nación, pero caramba en ocasiones a los poderosos que dirigen los estados basándose en ordenes se les va la mano al emitir autorizaciones que llevan miles de muertos por el medio (y muchos de ellos cogidos por sorpresa).

Y es que muchas veces me cuestiono si es que los que manejan los países no se dan cuentan que cuando se empeñan en luchas violentas a gran escala que llevan años sin soluciones no piensan en que muchas muertes son de seres humanos que tienen sus historias, hogares, familias, almas y sentimientos, que no son robots ni fichas de ajedrez; son seres del mundo que están habitados por un espíritu que les permite vivir.

Es una guerra eterna, por un lado un país envía soldados, tanques de guerra y el otro le responde con misiones suicidas mostrando su creencia y fidelidad a su Dios.

Es que ya me es indiferente los valores de cada país, lo que más me duele es que esos valores de querer ganar poder por un lado y por el otro tratar de defenderse, de cualquier forma, mueren inocentes, y estos últimos no deberían pagar los platos rotos: eso me entristece profundamente, me indigna, me desilusiona y por más que traten de explicarme razones no voy a entenderlo porque mi fundamento es básico, mueren personas que no deben morir y no veo beneficio alguno.

A veces pierdo las esperanzas (y supuestamente es lo último que se pierde), porque cada día que pasa veo que la situación empeora a tal nivel que hay una guerra a todos los niveles, el ser humano de forma individualizada se va tornando más agresivo, defensivo y esto traduce la situación de la violencia entre países y entre los mismo ciudadanos.

Me sigo preguntando: ¿Se ha ganado algo al final de todo con estos acontecimientos de muertes en masa?

Que vergüenza que no nos entendamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s