Tanto Escribir…¿Por qué no escribir de los recuerdos?

RecuerdoApoyo la voluntad heroica de nuestros periodistas al querer descubrir aquellos perversos funcionarios que quieren acabar con el fruto del trabajo de los ciudadanos. La verdad que me enorgullece saber que existen profesionales de mucha altura que son capaces de no dejarse vencer por el miedo a la supresión y sugestión de los que tienen más poder.

Pero entre tantas malas noticias, verdades y decepciones llega el momento en que me saturo y me pregunto ¿Por qué tanto escribir de política, problemas sociales, pobreza, moda, farándula y no nos detenemos a escribir de los recuerdos y el poder que tienen estos sobre la forma de sentirnos en un momento determinado cuando nos congelamos a mirar hacia atrás?

Sin duda que el más duro de corazón cuando al escuchar aquella canción que estuvo en boga en su infancia se le ablanda el alma. Cuando vemos esas fotos en blanco y negro de nuestro pasado es inevitable frenar esa melancolía que nace en nuestros sentimientos.

Creo que todos en nuestra vida necesitamos ese espacio de recordar nuestros momentos felices, angustias, y frustraciones para luego valorar a donde hemos llegado en este mundo.

En mi opinión los recuerdo tienen un poder muy especial. Es lo que mueve a muchas personas a analizar el camino tomado, y valorar la superación personal que se ha experimentado en el curso de esta película. Los recuerdos representan esa imagen que una vez fuimos en un momento determinado y lo más irónico es que nuestro presente en algún punto recuerdo será.

Sin el recuerdo no existiera la musa que provoca la escritura en los escritores y la música en los artistas, no existiría la poesía, ni la chispa que mantiene unida de forma enamorada a las parejas.

¿Por qué tanto escribir sobre guerras, morbo y desastres? ¿Por qué no dedicarle unos minutos a los recuerdos? Ese pasado que muchos quieren borrar y otros quieren reproducir. Hoy somos producto de lo que hemos hecho o de lo sucedido en nuestras vidas. Creo que todos deberíamos valorar nuestros recuerdos, fenómenos que nos provocan llantos y risas, melancolías y romanticismos.

Verdad que es fantástico cuando uno recuerda su primera cita, como los nervios dominaban nuestras manos, o las fuertes emociones que resultaron cuando se experimentó el primer beso. ¿Quién no recuerda aquellos años de la adolescencia, cuando la madurez no era el atributo principal?

Sabina duró 500 noches con la cabeza llena de recuerdos mientras Roberto Carlos sigue aún recordando al pasar de los años aunque le haga daño. Los recuerdos no se pueden apartar porque simplemente existen y son inherentes a cada individuo.

¿Quién podría olvidar su primer beso o un viejo amor? Y no sólo esto, es que se suele disfrutar de los recuerdos, y gracias a ellos se puede revivir como si fuera casi la realidad ese momento como al viajar por una máquina del tiempo.

Recuerdo aquella primera cita con ella, su sonrisa entre tragos y como luego nos vimos envueltos en aquel parqueo de Carmel dominándonos con besos y abrazos. Recuerdo aquel Lunes 5 de junio como si fuera el primer día de mi vida en que nos declaramos nuestro cariño y deseos de estar juntos. Te amo amor de mi vida, gracias a los recuerdos aun mantengo vivo el amor que por ti tengo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s