Un Día Cualquiera

amanecer nublado Aquel día te dispusiste despertar bien temprano, aunque odias madrugar. Tomaste una ducha caliente, estrujaste tus ojos hasta lograr irritarlos porque no pudiste dormir bien la noche anterior, el insomnio no te dejó en paz.

Preparaste ese café negro y amargo para reaccionar más de prisa, comiste un ligero desayuno con cereal y leche fría como suele gustarte. Por fin te pusiste la chaqueta, cogiste el móvil y saliste del apartamento. Como era de esperar recibiste el clima frío de todos los días, estaba hoy a 2 grados centígrados, el cielo tapado por el gran techo de nubes grises. Así marchaste hasta la esquina para abordar el próximo autobús y encontrarte con los mismos niños que van diario al colegio. Todo te parece una rutina, salvo cuando ves los beneficios de tomar unos días libres e irte de viaje a conocer parte de España.

Es lo mismo de siempre, llegar al hospital, colocarte la bata, aunque el mal pronóstico es cuando te debes cambiar completo y vestirte de pijama porque eso indica que te quedarás amanecer en la urgencia y eso es mucho trabajo. A veces se te olvida porque estudiaste medicina, pero cuando logras llegar a un diagnóstico y apreciar la satisfacción del paciente al sentirse ayudado por ti, eso te apasiona y enloquece.

El hecho de saber que has dedicado unos cuantos años de tu vida en una profesión que al final del todo te brinda beneficios necesitados por ti, llena de gratificación y recompensa tu persona por sentirte útil y haciendo lo que te gusta: ayudar desinteresadamente. Sólo rezas todos los días por no cometer algún error y perjudicar la vida de alguien, hacer un bien y poder dormir tranquilo por las noches.

Te das cuenta que algo te motiva a levantarte todos los días y madrugar aunque lo odies, es saber que cada día vas ascendiendo, subiendo cada peldaño que antes veías imposible escalar y hoy lo estás logrando, gracias a Dios.

Aprecias de forma gradual como las metas que vas forjando se van cumpliendo a su debido tiempo. De eso se trata todo lo que has sacrificado y por lo que has luchado, por lo que te decides seguir así porque te encanta ver las cosas buenas que se obtienen con el tiempo.

Ojalá no te canses y sigas por buen camino, deseo que no incurras en errores que amarguen el resto de vida y que Dios ilumine tu mente para que te mantengas cauto y frío ante situaciones estresantes y tomar la decisión atinada.

Se humilde siempre, eso te ayudará a reconocer tus errores para no repetirlos, arrepentirte cuando sea debido,  llenar tu vida de una sencillez y serenidad que permitirá la felicidad en tu alma.

Mañana volverás a levantarte, sujetarte a la cama por no querer dejarla, pero es lo que te espera por muchos años, así que disfrútalo.

Anuncios

2 Respuestas a “Un Día Cualquiera

  1. Simplemente espectacular , creo que somos muy pocos los que realmente sienten lo que expresas en estos párrafos , comparto contigo esos sentimientos por la vida que tenemos y por la que llevaremos , nosotros la elegimos pero estoy segura que no nos hemos equivocado , felicidades Tommy , me encantó haber podido leer esto justamente en una guardia. Saludos.

    • Muchas Gracias Vero, hubiera preferido que leyeras el blog en un momento sin guardia … jajaja…pero muchas gracias por tu aprobación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s